Llámanos

ANUNCIÁTE CON NOSOTROS E INCREMENTA TUS VENTAS

CEL. 22 91 52 67 16

TENEMOS EL PAQUETE PUBLICITARIO PARA PROMOCIONAR TU EMPRESA

 

Llámanos

ANUNCIÁTE CON NOSOTROS E INCREMENTA TUS VENTAS.

INFORMES: CEL. 22 91 52 67 16

HAZ CRECER TU NEGOCIO ANUNCIÁNDOTE CON NOSOTROS, TENEMOS EL PAQUETE PERFECTO PARA PROMOCIONAR TU EMPRESA

 

thumbnail banner

Por: Leopoldo Tlaxalo Jaramillo

El ex gobernador de Veracruz Fidel Herrera Beltrán era un hombre encantador y con cierto carisma para hacer empatía con la gente de escasos recursos porque su cuna también fue humilde. Pero esas cualidades, el encanto y carisma que tenía, las utilizó para fines perversos pues engañaba a la gente con su sonrisa seductora, palabrería y ese carisma que fue perdiendo con el paso del tiempo cuando la gente se dio cuenta que toda su persona era un fraude, un engaño....

Fueron muchas las personas que confiaron en él y a los que defraudó: maestros, empresarios, obreros, líderes sociales, activistas, actores políticos, gente de todos los estratos sociales, quienes se acercaban a él para que les hiciera un favor y aunque ayudó a uno que otro, también defraudó a un buen porcentaje de ciudadanos quienes se arrepintieron de haberle dado su voto de confianza en las elecciones en las que Fidel participó como candidato. Cuando comenzó su periodo de gobernador en Veracruz, del 2004 al 2010, la gente se arremolinaba cerca de Fidel para obtener algún beneficio como una plaza de maestro o en una empresa como PEMEX, una casa, un coche, dinero en efectivo, una silla de ruedas, etc. Fue Fidel quien fomentó la mendicidad y el paternalismo entre la sociedad civil, porque el tener a su alrededor gente que le pidiera favores y tener la posibilidad de resolverles sus problemas alimentaba su ego.  

No le importó el daño que le hacía a la gente al no permitirles que se esforzaran para obtener algún beneficio económico o un bien inmueble. Y como lo que fácilmente se obtiene, no se valora, la ciudadanía no valoraba lo que les daba Fidel que no salía de su bolsa, era dinero del erario público y nadie lo cuestionó en ese momento sobre el uso que le daba a los recursos públicos de los veracruzanos. Pero así como ayudó a algunos, también defraudó a otros. Lo que es peor, la gente que recibía algún tipo de apoyo de parte de Herrera no tenía llenadera, pues lo abordaba continuamente para seguir pidiéndole plazas, becas, casas, automóviles o enganche para comprar uno, placas de taxi, dinero, trabajo, etc. Fidel consideraba que entre más gente se viera beneficiada gracias a su "generosidad", iba a ser más difícil que el PRI perdiera las elecciones pues los panistas no son tan espléndidos al ayudar a la gente. Jamás imaginó que algún día llegaría al poder estatal su acérrimo enemigo Miguel Ángel Yunes Linares.

¿Se acuerda usted de la convocatoria que hizo Fidel Herrera para que las mujeres obtuvieran la concesión para manejar un taxi rosa?  Pues todo fue un fraude, así lo relató para el portal electrónico Los editores la señora Alma Alicia Cortés Romero, representante de la Coalición de Taxistas, quien recordó que hace algunos años, cuando Fidel Herrera Beltrán estaba en el poder, convocó a las mujeres veracruzanas a realizar los trámites necesarios para obtener una concesión para los famosos taxis rosa, que eran exclusivos para ser utilizados por las féminas.  

Alma Alicia comentó que durante el gobierno de Fidel Herrera se sacaron veinte concesiones rosadas para el puerto de Veracuz y diez para Xalapa, insuficientes para el número de mujeres desempleadas en la entidad veracruzana, pero se hizo la convocatoria a todas las mujeres interesadas en obtener una concesión en Veracruz. Lo primero que tenían que hacer las mujeres era pagar 600 pesos por las constancias de no concesión y de que no habían cometido infracciones graves y pagar su licencia tipo A. Además de pagar 4 mil pesos ante la Secretaría de Hacienda y pagar su viaje hasta la ciudad de  Xalapa para entregar su documentación. Pero todo esto fue en fraude, en balde pagaron tanto dinero estas mujeres pues sólo se entregaron las veinte concesiones rosas en el puerto de Veracruz y las diez en Xalapa,  y todo el dinero que se recaudó por concepto de pagos que hicieron las mujeres se les quedó a los fidelistas y nunca les dieron la concesión. Por lo menos les hubieran dado la concesión normal para que ellas pudieran manejar un taxi, es lo menos que se merecían si ya habían hecho los pagos correspondientes.

Una de las afectadas dijo que actualmente son 100 mujeres las que manejan taxis en Orizaba, muy poco tomando en cuenta que son 8 mil vehículos dedicados a esta modalidad de transporte.