Llámanos

ANUNCIÁTE CON NOSOTROS E INCREMENTA TUS VENTAS

CEL. 22 91 52 67 16

TENEMOS EL PAQUETE PUBLICITARIO PARA PROMOCIONAR TU EMPRESA

 

Llámanos

ANUNCIÁTE CON NOSOTROS E INCREMENTA TUS VENTAS.

INFORMES: CEL. 22 91 52 67 16

HAZ CRECER TU NEGOCIO ANUNCIÁNDOTE CON NOSOTROS, TENEMOS EL PAQUETE PERFECTO PARA PROMOCIONAR TU EMPRESA

 

thumbnail banner

Por: Leopoldo Tlaxalo Jaramillo

Después del proceso electoral 2017 en el que al Movimiento de Regeneración Nacional no le fue tan bien como ellos hubieran deseado, esperan recuperar la confianza de los electores en 2018, año en que se renovarán las diputaciones locales y federales, senadurías, gubernatura y la presidencia de la República. Los militantes del Movimiento de Regeneración Nacional saben que deberán elegir muy bien a sus próximos candidatos si no quieren volver a tener un descalabro electoral como el ocurrido en las elecciones pasadas en las que MORENA perdió cerca de 250 mil votos por la campaña mediática que les hicieron los partidos de oposición con el sonado tema de corrupción de Eva Cadena.

Otro factor que será importante y determinante para que MORENA salga bien librado en las elecciones de 2018 es la unidad de los morenistas, que todos trabajen por un mismo objetivo: ganar las elecciones y apoderarse de más espacios en la Cámara de Diputados, en el Congreso de la Unión, en el Senado de la República, así como obtener las dos joyas de la corona: la gubernatura de Veracruz y la presidencia de la República. Para obtener estas victorias los morenistas tienen que comenzar a trabajar desde ahorita: invitando a la sociedad civil a unirse y afiliarse al partido, una vez afiliados los ciudadanos al partido de López Obrador, los militantes fundadores de MORENA deberán mostrarles que MORENA no es igual a los otros partidos políticos, que con ellos si existe la democracia a la hora de elegir a los candidatos, que no es por dedazo o por compadrazgo como sucede en otros partidos políticos.

El principal error que deben evitar cometer los morenistas es confiar demasiado en que la ciudadanía votará por ellos simplemente porque están decepcionados del PRI y del PAN- PRD, pues está demostrado que cuando los electores están desilusionados de los partidos que siempre han gobernado, optan por no votar ni por melón ni por sandía. Simplemente no votan, prefieren quedarse en sus casas viendo los resultados del PREP, escuchando los últimos ataques e indirectas que se lanzan los candidatos. Deben hacer una lista los morenistas de los errores que cometieron en la pasada elección y tratar de no volverlos a cometer porque una derrota para ellos sería catastrófica, no porque puedan perder el registro, sino porque se vendrían abajo los sueños de López Obrador por posicionar al partido en el gusto de la ciudadanía.

Algunos analistas políticos apuestan a que aunque Andrés Manuel López Obrador gane la presidencia de la República, le harán un fraude electoral como el que le hicieron a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en 1988 y como los que ya le han hecho a AMLO en las dos últimas elecciones, o por lo menos en la primera. De no resultar favorecido con el suficiente voto de los electores o de robarle la elección presidencial, podría ser la última vez que veamos a Andrés Manuel como candidato pues entre más tiempo transcurra,más difícil será su oportunidad de que el sistema reconozca su victoria pues para los políticos corruptos que son la mayoría, AMLO si representa un peligro.

Algunos morenistas aseguraron no temer a la posibilidad de que se concrete la alianza entre el PAN y el PRD para las próximas elecciones de 2018, pues añaden que el triunfo será para ellos, aunque por el momento sólo se vislumbra que los morenistas harán alianza con el Partido del Trabajo, pues los otros partidos de izquierda no quisieron adherirse al partido de López Obrador cuando éste hizo la invitación, antes de las elecciones 2017.  En tres años, hay que reconocer que MORENA ha crecido exponencialmente tanto en número de militantes como en posiciones tanto en  el Congreso federal como en el Congreso del Estado y obtuvo las alcaldías más importantes del Estado de Veracruz, pero de eso a que haya altas posibilidades de que MORENA gane la gubernatura o la presidencia de la República, eso si es muy difícil. El sistema no deja llegar al poder a gente como López Obrador porque les estorba para sus planes maquiavélicos.

Un discurso que les ha funcionado a los morenistas pero no sabemos por cuanto tiempo más les seguirá funcionando es el hecho de acusar, con toda la razón del mundo, al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quien no está cumpliendo sus promesas de campaña relacionadas con la seguridad y la generación de empleos. Esto ha decepcionado a los veracruzanos quienes tenían altas expectativas del gobernador y se sienten defraudados. En cambio, hay que reconocerlo, poco a poco MORENA está posicionándose en el gusto del electorado. La aceptación que tienen por parte del electorado es suficiente como para que López Obrador compruebe con números que si han servido tantas visitas que ha hecho aVeracruz.  Otro factor que MORENA tiene a su favor es que demostraron que ellos no solapan la corrupción, venga de quien venga, un claro ejemplo de esto es la inmediata expulsión del partido que sufrió Eva Cadena, la ex diputada local que se hizo famosa por haber sido grabada cuando recibía dinero.

Los morenistas dijeron que los candidatos a los diferentes cargos de elección popular serán internos, lo cual garantiza que contarán con el apoyo de la militancia, quienes aplauden que se piense en Cuitláhuac García Jiménez o Rocío Nahle para los futuros candidatos a la gubernatura en 2018. Ambos se desempeñan actualmente como diputados federales.