Llámanos

ANUNCIÁTE CON NOSOTROS E INCREMENTA TUS VENTAS

CEL. 22 91 52 67 16

TENEMOS EL PAQUETE PUBLICITARIO PARA PROMOCIONAR TU EMPRESA

 

Llámanos

ANUNCIÁTE CON NOSOTROS E INCREMENTA TUS VENTAS.

INFORMES: CEL. 22 91 52 67 16

HAZ CRECER TU NEGOCIO ANUNCIÁNDOTE CON NOSOTROS, TENEMOS EL PAQUETE PERFECTO PARA PROMOCIONAR TU EMPRESA

 

thumbnail banner

Por: Leopoldo Tlaxalo Jaramillo

Este sábado 22 de julio pasó desapercibido para muchas personas pero no para los integrantes de la comunidad LGBTTTI pues cumplieron cuatro meses de haber viajado a la ciudad de Xalapa y solicitado una audiencia con el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares con el propósito de externarle sus peticiones para que sus derechos sean respetados. Han pasado cuatro meses de que Flypy Morales de Franco, Jazziel Bustamante Hernández, Silvia Susana Jácome García, Miguel Ángel Llinas González, Felipe Santiago María y otros miembros de la comunidad LGBTTTI llegaron a Xalapa con la ilusión de compartir algún día sus inquietudes con el gobernador y escuchar de su boca las soluciones que él ofrecería a este sector de la población.

 

Tristemente ese día nunca llegó. Pasaron los días, las semanas y los meses y los miembros de la comunidad LGBTTTI fueron perdiendo las esperanzas de tener un encuentro con su gobernador pues al buen entendedor pocas palabras. Entendieron que él no estaba interesado en hablar con ellos, pues considera, como ya lo dijo en una ocasión, que lo que ellos piden no es una prioridad. Hay que recordarle al señor gobernador que no le están pidiendo nada extraordinario, simplemente tener los mismos derechos que los demás individuos: el derecho a casarse y formar una familia con quién ellos deseen. Y para que esto pueda ser una realidad necesitan modificarse algunas leyes o crear algunas en beneficio de la comunidad.

 

Dos personas del mismo sexo pueden contraer matrimonio en el Estado de Veracruz siempre y cuando lleven consigo un amparo el cual tiene un costo. La pregunta es ¿por qué los miembros de la comunidad LGBTTTI tienen que recurrir a un amparo?, ¿ Acaso son diferentes ante la ley que los heterosexuales? Para que ellos no tengan que recurrir al amparo se necesita modificar el artículo 75 del Código Civil del Estado de Veracruz que establece que el matrimonio es una unión entre un hombre y una mujer. La modificación consiste en concebir al matrimonio como una unión entre dos personas, sin importar su género. Ante la posibilidad de la modificación de este artículo, los que han puesto el grito en el cielo han sido los grupos conservadores, el frente nacional por la familia y los representantes de las iglesias católica, cristiana y evangélica pues consideran que los gays y lesbianas no deben disfrutar del derecho del matrimonio, el cual según ellos sólo les está permitido a los heterosexuales porque los miembros de la comunidad LGBTTTI no pueden procrear y ese es uno de los objetivos del matrimonio: reproducirse.

 

Estos grupos conservadores son los que han presionado al gobernador para que éste no apoye que sean respetados los derechos humanos de la comunidad LGBTTTI. Recordemos que Yunes ya había autorizado que se sustituyera la epístola de Melchor Ocampo por la carta matrimonial pero a los tres días de haberla aprobado, Yunes tuvo que recular pues fue presionado por la iglesia católica. Así los gays y lesbianas vieron con tristeza como le faltó valor y coraje a su gobernador para defender a este sector de la población. Claro, como es año electoral al gobernador no le convino echarse de enemigos a la mayoría como sí por el hecho de ser mayoría tengan razón en su  postura de oponerse a algo que perjudica a sus semejantes.

 

El próximo año también será electoral y está claro que el gobernador no tiene intenciones de ordenarles a sus diputados que aprueben una iniciativa que beneficia a la comunidad LGBTTTI lo cual es alarmante pues están en riesgo los derechos humanos de este sector de la población, quién ve con desagrado como ser gobernados por el PRI o por el PAN es lo mismo pues en cuestión de respeto a los derechos humanos no se ve la diferencia. Esto les sirve a los integrantes de la comunidad de lección para no volver a votar ni por el PRI ni por el PAN, pues ya demostraron los funcionarios de ambos partidos que no cumplen su palabra. No sólo lo decimos por asuntos que afectan a la comunidad LGBTTTI, también porque el gobernador había prometido proteger los derechos de los animales y no respetó el acuerdo al aprobar que se hiciera una xiqueñada, según él, con respeto a la vida de los animales, pero esto es contradictorio. Esta ocasión cedió a las presiones de los empresarios que verían mermadas sus ganancias económicas si no se realizaba la xiqueñada. ¿Nos sirve de algo a los veracruzanos un gobernador que no respeta sus compromisos y que cede ante presiones?