Llámanos

ANUNCIÁTE CON NOSOTROS E INCREMENTA TUS VENTAS

CEL. 22 91 52 67 16

TENEMOS EL PAQUETE PUBLICITARIO PARA PROMOCIONAR TU EMPRESA

 

Llámanos

ANUNCIÁTE CON NOSOTROS E INCREMENTA TUS VENTAS.

INFORMES: CEL. 22 91 52 67 16

HAZ CRECER TU NEGOCIO ANUNCIÁNDOTE CON NOSOTROS, TENEMOS EL PAQUETE PERFECTO PARA PROMOCIONAR TU EMPRESA

 

bannerObservador

Por: Leopoldo Tlaxalo Jaramillo

Locatarios del mercado Hidalgo se llevaron una sorpresa la mañana de este sábado cuando vieron llegar al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, pues no es una persona que regularmente llegue al mercado. Eso sí, arribó acompañado de un séquito de personas que lo custodiaban y le abrían paso entre la multitud. Yunes se dio su baño de pueblo que buena falta le hacía, pues rara vez se le ve intercambiando puntos de vista con el pueblo jarocho. En el mercado había señoras que estaban haciendo su mandado y al correrse la voz de que ahí estaba Miyuli corrieron a su encuentro, buscando ser escuchadas por el choleño, verse reflejadas en esos ojos azules pizpiretos y de paso tomarse la selfie con el gobernador. 

0yunesTodos los ciudadanos tienen una petición que hacerle a Miguel Ángel Yunes Linares relacionadas con temas de seguridad, empleo, educación, salud, obras públicas, servicios públicos, etc. Yunes escucha con atención y canaliza a los peticionarios con una empleada suya que anota en una libreta la solicitud de cada una de las personas, su nombre y teléfono. ¿Algún día les llamarán?, ¿Qué hacen con esa base de datos? A Yunes le encanta ser el centro de atención en todos lados y no soporta que nadie trate de opacarlo. El gobernador camina entre la gente y se deja querer, es feliz cuando se siente apreciado, admirado y querido. Esboza una sonrisa de oreja a oreja, se le iluminan sus ojos cuando recibe palabras de aliento o algún halago respecto a su administración y a que gracias a él, muchos ex funcionarios duartistas, incluso el propio Duarte, están en la cárcel.

Yunes estuvo acompañado entre otras personas por su hijo, el alcalde electo de Veracruz, Fernando Yunes Márquez; así como por el Fiscal General del Estado, Jorge Winckler Ortiz. Los reporteros querían entrevistar a Winckler pero como de costumbre éste se portó hermético y misterioso como la policía china. La razón por la que Winckler no habla en los eventos donde está el gobernador es porque éste les tiene prohibido dar declaraciones a algunos de sus subordinados, pues luego los reporteros, con sus preguntas incómodas, pueden obtener información que Yunes no quiere que salga a la luz pública.

0yunesito

Dicen las malas lenguas que le tienen mucho miedo a Yunes Linares cuando se enoja, pues al igual que las mamás de antaño con una mirada y sin expresar una sola palabra le dice todo a sus empleados, quienes han aprendido a interpretar su silencio. Después de recorrer el mercado Hidalgo, Yunes y toda su flota se fueron al parque Zamora, donde lo saludaron algunas personas que tienen en ese parque una exhibición de plantas. El gobernador siguió escuchando las impresiones de la ciudadanía, esa voz del pueblo que pocas oportunidades tiene de ser escuchada, estrechó las manos de propios y extraños.

Winckler estaba al pendiente de cada uno de los movimientos de Yunes Linares y cuando éste lo volteaba a ver, Winckler le regalaba la más fingida de sus sonrisas. Como un buen subordinado, trataba de mantenerse atrás de su jefe, el que tiene que brillar es Yunes, nadie más. El fiscal sigue sintiendo repulsión hacia los periodistas que en cada evento público buscan cuestionarlo sobre los temas que están en boga. Les da evasivas para no darles la entrevista cuando los reporteros lo solicitan. Busca mantenerse alejado de los periodistas incómodos, no sabe como quitárselos de encima  y en su cabecita loca está planeando el momento de escapar de la entrevista pues a pesar de que tiene datos que podrían ser noticia de ocho columnas en los periódicos y portales informativos, no le permiten darlos a conocer.

Los reporteros querían saber como iban las denuncias interpuestas por el C4 acerca de las llamadas falsas que realiza gente ociosa al número 911, pero Winckler no quiso hablar y en cuanto terminó el recorrido del gobernador, aprovechó para irse con él en su camioneta, evitó a toda costa dar entrevistas, pero es bien sabido que el fiscal no se porta igual con todos los reporteros pues tiene sus consentidos a los que les da exclusivas como en la audiencia de Gabriel Deantes donde sólo dejó entrar a una reportera. No es bueno que haga diferencias entre periodistas, o se le deja entrar a todos a una audiencia o a ninguno. Puede tener amigos dentro del gremio periodístico, pero en el plano profesional debe conducirse con ética y no mostrar favoritismos.

Fernando Yunes Márquez habló de "El guayabo", pero no piense mal, así se llama el relleno sanitario que está en la comunidad Los Robles del municipio de Medellín de Bravo. Como alcalde electo, Fernando está interesado en un buen lugar donde se procese la basura de la zona conurbada Veracruz- Boca del Río- Medellín y que no represente un riesgo para la población. En su momento hablará del tema con el alcalde electo de Boca del Río, Humberto Alonso Morelli, pues para ambos es importante el tema del relleno sanitario. Desafortunadamente Ramón Poo poco pudo hacer para mejorar el relleno sanitario. Se la pasó dando declaraciones del tema pero se han visto pocas acciones al respecto.