Llámanos

ANUNCIÁTE CON NOSOTROS E INCREMENTA TUS VENTAS

CEL. 22 91 52 67 16

TENEMOS EL PAQUETE PUBLICITARIO PARA PROMOCIONAR TU EMPRESA

 

Llámanos

ANUNCIÁTE CON NOSOTROS E INCREMENTA TUS VENTAS.

INFORMES: CEL. 22 91 52 67 16

HAZ CRECER TU NEGOCIO ANUNCIÁNDOTE CON NOSOTROS, TENEMOS EL PAQUETE PERFECTO PARA PROMOCIONAR TU EMPRESA

 

bannerObservador

Por: Leopoldo Tlaxalo Jaramillo

Si hay un servicio en el puerto de Veracruz que provoca mayores quejas entre la ciudadanía son los parquímetros, pues el servicio que ofrecen es pésimo, además de que le ponen el cangrejo a los automóviles antes de que se venza el tiempo que pagó el automovilista. El 8 de agosto una mujer que estaba estacionada en Mario Molina e Independencia se enojó porque le pusieron inmovilizador a su vehículo pues todavía no se había acabado el tiempo que ella había pagado por estar estacionada en ese espacio. La empleada de los parquímetros se negó a quitarle el cangrejo al carro de la señora y ésta, furiosa, la golpeó y ahí empezó el pleito y la discusión entre ambas mujeres. En este caso la clienta tenía la razón pues todavía le faltaba un tiempo considerable para que se venciera su tiempo. 

Este viernes volvió a suceder un hecho similar en Esteban Morales esquina 5 de mayo, pues a una automovilista que dejó estacionado su vehículo y depositó el dinero pagando por tres horas le pusieron el inmovilizador. Ella regredó dos horas y media después y se encontró con la sorpresa de que ya le habían puesto el inmovilizador. Por supuesto la automovilista se inconformó con esta situación y le reclamó a uno de los empleados de la empresa Zeus. Éste no le dio una explicación válida que la dejara satisfecha y se negó a quitarle el cangrejo, por lo que la mujer no lo dejó retirarse y empezó una discusión. 

Inmediatamente la gente que pasaba por el lugar de los hechos se quedó pasmado viendo la escena, pues ésta se repite cotidianamente todos los días en diferentes puntos del puerto de Veracruz y desafortunadamente los de la empresa Zeus abusan de sus clientes. Hasta el lugar de los hechos llegó la Policía Naval para poner orden y ver que es lo que había sucedido. Después de unos minutos de discusión y como el cliente siempre tiene la razón, tuvieron que quitarle el inmovilizador a la automovilista, la cual se retiró del lugar esperando no volver a repetir esta amarga experiencia.