Llámanos

ANUNCIÁTE CON NOSOTROS E INCREMENTA TUS VENTAS

CEL. 22 91 52 67 16

TENEMOS EL PAQUETE PUBLICITARIO PARA PROMOCIONAR TU EMPRESA

 

Llámanos

ANUNCIÁTE CON NOSOTROS E INCREMENTA TUS VENTAS.

INFORMES: CEL. 22 91 52 67 16

HAZ CRECER TU NEGOCIO ANUNCIÁNDOTE CON NOSOTROS, TENEMOS EL PAQUETE PERFECTO PARA PROMOCIONAR TU EMPRESA

 

thumbnail banner

Por: Leopoldo Tlaxalo Jaramillo

Este sábado 22 de julio pasó desapercibido para muchas personas pero no para los integrantes de la comunidad LGBTTTI pues cumplieron cuatro meses de haber viajado a la ciudad de Xalapa y solicitado una audiencia con el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares con el propósito de externarle sus peticiones para que sus derechos sean respetados. Han pasado cuatro meses de que Flypy Morales de Franco, Jazziel Bustamante Hernández, Silvia Susana Jácome García, Miguel Ángel Llinas González, Felipe Santiago María y otros miembros de la comunidad LGBTTTI llegaron a Xalapa con la ilusión de compartir algún día sus inquietudes con el gobernador y escuchar de su boca las soluciones que él ofrecería a este sector de la población.

 

Tristemente ese día nunca llegó. Pasaron los días, las semanas y los meses y los miembros de la comunidad LGBTTTI fueron perdiendo las esperanzas de tener un encuentro con su gobernador pues al buen entendedor pocas palabras. Entendieron que él no estaba interesado en hablar con ellos, pues considera, como ya lo dijo en una ocasión, que lo que ellos piden no es una prioridad. Hay que recordarle al señor gobernador que no le están pidiendo nada extraordinario, simplemente tener los mismos derechos que los demás individuos: el derecho a casarse y formar una familia con quién ellos deseen. Y para que esto pueda ser una realidad necesitan modificarse algunas leyes o crear algunas en beneficio de la comunidad.

 

Dos personas del mismo sexo pueden contraer matrimonio en el Estado de Veracruz siempre y cuando lleven consigo un amparo el cual tiene un costo. La pregunta es ¿por qué los miembros de la comunidad LGBTTTI tienen que recurrir a un amparo?, ¿ Acaso son diferentes ante la ley que los heterosexuales? Para que ellos no tengan que recurrir al amparo se necesita modificar el artículo 75 del Código Civil del Estado de Veracruz que establece que el matrimonio es una unión entre un hombre y una mujer. La modificación consiste en concebir al matrimonio como una unión entre dos personas, sin importar su género. Ante la posibilidad de la modificación de este artículo, los que han puesto el grito en el cielo han sido los grupos conservadores, el frente nacional por la familia y los representantes de las iglesias católica, cristiana y evangélica pues consideran que los gays y lesbianas no deben disfrutar del derecho del matrimonio, el cual según ellos sólo les está permitido a los heterosexuales porque los miembros de la comunidad LGBTTTI no pueden procrear y ese es uno de los objetivos del matrimonio: reproducirse.

 

Estos grupos conservadores son los que han presionado al gobernador para que éste no apoye que sean respetados los derechos humanos de la comunidad LGBTTTI. Recordemos que Yunes ya había autorizado que se sustituyera la epístola de Melchor Ocampo por la carta matrimonial pero a los tres días de haberla aprobado, Yunes tuvo que recular pues fue presionado por la iglesia católica. Así los gays y lesbianas vieron con tristeza como le faltó valor y coraje a su gobernador para defender a este sector de la población. Claro, como es año electoral al gobernador no le convino echarse de enemigos a la mayoría como sí por el hecho de ser mayoría tengan razón en su  postura de oponerse a algo que perjudica a sus semejantes.

 

El próximo año también será electoral y está claro que el gobernador no tiene intenciones de ordenarles a sus diputados que aprueben una iniciativa que beneficia a la comunidad LGBTTTI lo cual es alarmante pues están en riesgo los derechos humanos de este sector de la población, quién ve con desagrado como ser gobernados por el PRI o por el PAN es lo mismo pues en cuestión de respeto a los derechos humanos no se ve la diferencia. Esto les sirve a los integrantes de la comunidad de lección para no volver a votar ni por el PRI ni por el PAN, pues ya demostraron los funcionarios de ambos partidos que no cumplen su palabra. No sólo lo decimos por asuntos que afectan a la comunidad LGBTTTI, también porque el gobernador había prometido proteger los derechos de los animales y no respetó el acuerdo al aprobar que se hiciera una xiqueñada, según él, con respeto a la vida de los animales, pero esto es contradictorio. Esta ocasión cedió a las presiones de los empresarios que verían mermadas sus ganancias económicas si no se realizaba la xiqueñada. ¿Nos sirve de algo a los veracruzanos un gobernador que no respeta sus compromisos y que cede ante presiones?

 

Por: Leopoldo Tlaxalo Jaramillo

Estamos a cinco meses y medio de que concluya el 2017 y el Partido Revolucionario Institucional todavía no tiene definido quien será el candidato a la presidencia de la República. Aunque se barajan muchos nombres, al igual que en el Partido Acción Nacional, todavía no sale humo rojo del Comité Ejecutivo Nacional del PRI. Es la decisión más difícil que van a tomar en los últimos años porque hay riesgo de perder la elección debido al mal trabajo que Peña Nieto ha desempeñado en casi cinco años en los que su popularidad y aceptación entre los mexicanos ha disminuido a porcentajes nunca antes vistos en un presidente del PRI.

Las mentes perversas y maquiavelicas pero a la vez inteligentes que manejan los hilos del PRI están analizando concienzudamente cambiar las reglas internas del partido para darle oportunidad tal vez a un personaje externo de que sea el candidato del PRI a la presidencia de la República pues ninguno de los dos gallos de Peña Nieto: Miguel Ángel Osorio Chong y José Antonio Meade Kuribeña, quienes se desempeñan como Secretario de Gobierno y Secretario de Hacienda respectivamente garantizan el triunfo del tricolor en las próximas elecciones.

Según Mitofsky, las recientes encuestas no favorecen al Partido Revolucionario Institucional. Los resultados se dieron a conocer el pasado 11 de julio y son desalentadores para el PRI, pues el Partido Acción Nacional (PAN) logra el 18.6 por ciento de las intenciones de voto, seguido de cerca por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), con el 17.7 por ciento, mientras que el Revolucionario Institucional tiene el 16.6 por ciento. Muy empatados el PAN y MORENA y eso que éste último tiene menos de cinco años que se creó como partido político y tiene a todo el sistema político prácticamente en su contra por el miedo que genera que Andrés Manuel López Obrador llegue al poder. 

En contraste con el efecto López Obrador que cada día gana más simpatizantes,  la popularidad del presidente Peña Nieto registró una nueva caída en junio pasado: sólo el 19 por ciento de los mexicanos aprueba su gestión, de acuerdo con GEA-ISA; el 36 por ciento se siente enojado y el 31 por ciento preocupado por las consecuencias de la administración del priista, manteniéndose así como el presidente peor calificado en la historia del país. El sondeo de GEA-ISA también revela que el 53 por ciento de los ciudadanos prevé que habrá fraude electoral en los comicios de 2018.

Son muchos factores los que han dañado la imagen y credibilidad del PRI como: las reformas estructurales que han perjudicado el bienestar y la economía de los mexicanos, los escándalos de corrupción, la violencia generada por la delincuencia organizada, lo cual ha provocado la muerte de miles de inocentes,  el hecho de que no se les hizo justicia a los 43 jóvenes de Ayotzinapa y cada día, en todo el país, se incrementa el número de desaparecidos los cuales desafortunadamente, en muchas ocasiones, nunca regresan a sus hogares. Aparte de estos factores también destaca el nulo crecimiento económico, el desempleo, entre otros muchos que han orillado a cientos de mexicanos a irse a otro país en busca de mejores horizontes y oportunidades de trabajo mejor pagadas y con prestaciones de ley.

Todos estos factores que tiene en contra el PRI para ganar la presidencia de la República en 2018 generan que miembros del tricolor consideren la posibilidad de poner como candidato a un individuo que no milite en ningún partido político, que sea conocido en el ámbito profesional donde se desempeña, miembro de la sociedad civil, con prestigio profesional, líder en su ramo, con honradez comprobable, que no tenga cola que le pisen y sobre todo con solvencia económica, que de preferencia haya nacido en cuna de oro. Sólo así el PRI podría tener la esperanza de mantenerse en el poder, aunque tampoco se garantiza la victoria dadas las condiciones adversas.

Hay posibilidades de que Peña Nieto se incline por su Secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribeña, pues tampoco se trata de dejarle la presidencia a una persona que pueda meterlo en aprietos por todas las irregularidades que Peña cometió en su sexenio. En cambio, si deja a alguien de su equipo de trabajo, de su misma calaña, éste puede servirle de tapadera de sus desvíos de recursos e investigaciones por su mal desempeño como presidente. Meade tiene la ventaja de que no está afiliado a ningún partido político, pero la desventaja de que está plenamente identificado con el presidente y los electores rechazarían como candidato a todo lo que huela a EPN pues la continuidad de otro sexenio marcado por la corrupción, represión, pobreza y desigualdad es algo que ningún mexicano quiere para su futuro, sería darle continuidad al modelo neoliberal, Meade ya ha trabajado de cerca con los presidentes en dos sexenios pues en el curriculum de Meade también destaca haber sido Secretario de Finanzas y de Energía durante el sexenio del panista Felipe Calderón Hinojosa.

En junio, López Obrador, quien está muy bien informado de los planes maquiavélicos de los priistas, dijo que el Secretario de Hacienda sería el candidato presidencial del PRI para las elecciones de 2018. Sobre sus aspiraciones políticas, Meade dijo en entrevista con la periodista Adela Micha que sus aspiraciones futuras tendrán que esperar, obviamente porque tiene que esperar a que llegue el 2018 para destaparse oficialmente como candidato.

 

Por: Leopoldo Tlaxalo Jaramillo

Después del proceso electoral 2017 en el que al Movimiento de Regeneración Nacional no le fue tan bien como ellos hubieran deseado, esperan recuperar la confianza de los electores en 2018, año en que se renovarán las diputaciones locales y federales, senadurías, gubernatura y la presidencia de la República. Los militantes del Movimiento de Regeneración Nacional saben que deberán elegir muy bien a sus próximos candidatos si no quieren volver a tener un descalabro electoral como el ocurrido en las elecciones pasadas en las que MORENA perdió cerca de 250 mil votos por la campaña mediática que les hicieron los partidos de oposición con el sonado tema de corrupción de Eva Cadena.

Otro factor que será importante y determinante para que MORENA salga bien librado en las elecciones de 2018 es la unidad de los morenistas, que todos trabajen por un mismo objetivo: ganar las elecciones y apoderarse de más espacios en la Cámara de Diputados, en el Congreso de la Unión, en el Senado de la República, así como obtener las dos joyas de la corona: la gubernatura de Veracruz y la presidencia de la República. Para obtener estas victorias los morenistas tienen que comenzar a trabajar desde ahorita: invitando a la sociedad civil a unirse y afiliarse al partido, una vez afiliados los ciudadanos al partido de López Obrador, los militantes fundadores de MORENA deberán mostrarles que MORENA no es igual a los otros partidos políticos, que con ellos si existe la democracia a la hora de elegir a los candidatos, que no es por dedazo o por compadrazgo como sucede en otros partidos políticos.

El principal error que deben evitar cometer los morenistas es confiar demasiado en que la ciudadanía votará por ellos simplemente porque están decepcionados del PRI y del PAN- PRD, pues está demostrado que cuando los electores están desilusionados de los partidos que siempre han gobernado, optan por no votar ni por melón ni por sandía. Simplemente no votan, prefieren quedarse en sus casas viendo los resultados del PREP, escuchando los últimos ataques e indirectas que se lanzan los candidatos. Deben hacer una lista los morenistas de los errores que cometieron en la pasada elección y tratar de no volverlos a cometer porque una derrota para ellos sería catastrófica, no porque puedan perder el registro, sino porque se vendrían abajo los sueños de López Obrador por posicionar al partido en el gusto de la ciudadanía.

Algunos analistas políticos apuestan a que aunque Andrés Manuel López Obrador gane la presidencia de la República, le harán un fraude electoral como el que le hicieron a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en 1988 y como los que ya le han hecho a AMLO en las dos últimas elecciones, o por lo menos en la primera. De no resultar favorecido con el suficiente voto de los electores o de robarle la elección presidencial, podría ser la última vez que veamos a Andrés Manuel como candidato pues entre más tiempo transcurra,más difícil será su oportunidad de que el sistema reconozca su victoria pues para los políticos corruptos que son la mayoría, AMLO si representa un peligro.

Algunos morenistas aseguraron no temer a la posibilidad de que se concrete la alianza entre el PAN y el PRD para las próximas elecciones de 2018, pues añaden que el triunfo será para ellos, aunque por el momento sólo se vislumbra que los morenistas harán alianza con el Partido del Trabajo, pues los otros partidos de izquierda no quisieron adherirse al partido de López Obrador cuando éste hizo la invitación, antes de las elecciones 2017.  En tres años, hay que reconocer que MORENA ha crecido exponencialmente tanto en número de militantes como en posiciones tanto en  el Congreso federal como en el Congreso del Estado y obtuvo las alcaldías más importantes del Estado de Veracruz, pero de eso a que haya altas posibilidades de que MORENA gane la gubernatura o la presidencia de la República, eso si es muy difícil. El sistema no deja llegar al poder a gente como López Obrador porque les estorba para sus planes maquiavélicos.

Un discurso que les ha funcionado a los morenistas pero no sabemos por cuanto tiempo más les seguirá funcionando es el hecho de acusar, con toda la razón del mundo, al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quien no está cumpliendo sus promesas de campaña relacionadas con la seguridad y la generación de empleos. Esto ha decepcionado a los veracruzanos quienes tenían altas expectativas del gobernador y se sienten defraudados. En cambio, hay que reconocerlo, poco a poco MORENA está posicionándose en el gusto del electorado. La aceptación que tienen por parte del electorado es suficiente como para que López Obrador compruebe con números que si han servido tantas visitas que ha hecho aVeracruz.  Otro factor que MORENA tiene a su favor es que demostraron que ellos no solapan la corrupción, venga de quien venga, un claro ejemplo de esto es la inmediata expulsión del partido que sufrió Eva Cadena, la ex diputada local que se hizo famosa por haber sido grabada cuando recibía dinero.

Los morenistas dijeron que los candidatos a los diferentes cargos de elección popular serán internos, lo cual garantiza que contarán con el apoyo de la militancia, quienes aplauden que se piense en Cuitláhuac García Jiménez o Rocío Nahle para los futuros candidatos a la gubernatura en 2018. Ambos se desempeñan actualmente como diputados federales.

Por: Leopoldo Tlaxalo Jaramillo

Clementina Guerrero García se convirtió en la primera funcionaria de la administración yunista a la que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares tuvo que remover de su cargo este sábado. El hermético gobernador nunca da explicaciones del motivo por el que despide o remueve a sus empleados, pero sí la removió de su cargo debe ser porque la regordeta mujer no dio el ancho, no cumplió con las expectativas que Yunes tenía en ella.

 

A pesar de tener el perfil para ocupar la Secretaría de Finanzas y Planeación, Clementina no pudo con el paquete y ahora será la coordinadora general de los asesores de Yunes. De perdido no la deja chillando en la loma, no le quitó la chuleta, no la puso de patitas en la calle, pero los veracruzanos merecemos una explicación acerca del motivo por el cual la funcionaria fue removida de su cargo. Ahora la puso en un cargo donde su figura no será tan visible, pero quien sabe cual es el acuerdo al que llegó con Clementina que no la pudo correr y sólo la removió de un puesto a otro. Una pregunta. ¿Quién era el coordinador general de los asesores de Yunes antes de que ocupara ese cargo Clementina?, ¿Acaso crearon ese puesto específicamente para no dejarla sin chamba?, ¿Su despido tendría que ver con el hecho de que le quitaron la presidencia de la Comisión de Hacienda al diputado del PRD, Sergio Rodríguez Cortés?

 

Aprovechando que el choleño gobernador está con la espada desenvainada cortando cabezas también debería remover de sus cargos a otros funcionarios que no han dado el ancho y no han cumplido con las expectativas de los veracruzanos como el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Jaime Tellez Marié ; el fiscal general del Estado, Jorge Winckler Ortiz y otros más. Por ley la figura del fiscal debe ser autónomo del gobernador, pero todos sabemos que no es así pues Winckler no mueve un dedo sin la autorización y el consentimiento de Yunes Linares. A pesar de que los colectivos de familiares de personas desaparecidas han solicitado la destitución del fiscal por su insensibilidad y poco tacto para tratar con las víctimas de las injusticias, es Yunes Linares el que se empeña en mantener a este individuo como funcionario. Winckler está percibiendo un sueldo que no está devengando, que no se le olvide que su sueldo se lo pagamos entre todos los veracruzanos y en reciprocidad exigimos resultados. No nada más se trata de detener a ex funcionarios duartistas y encargarse de que se haga justicia por el desvío de recursos estatales y federales. Sabemos que esas acciones las realiza por órdenes de su jefe, quién tiene una sed de venganza en contra de todos los ex funcionarios y constructores que le quedaron mal a los veracruzanos.

 

Los veracruzanos sí nos merecemos una explicación sobre la razón por la cual el gobernador remueve de su cargo de SEFIPLAN a Clementina Guerrero. Yunes debe actuar con transparencia ante el pueblo veracruzano que lo eligió como gobernador y una de las acciones que conlleva esa transparencia es informar de la razón por la cual cambia a un funcionario por otro en un puesto tan importante como es la Secretaría de Finanzas y Planeación.

Por: Leopoldo Tlaxalo Jaramillo

El ex gobernador de Veracruz Fidel Herrera Beltrán era un hombre encantador y con cierto carisma para hacer empatía con la gente de escasos recursos porque su cuna también fue humilde. Pero esas cualidades, el encanto y carisma que tenía, las utilizó para fines perversos pues engañaba a la gente con su sonrisa seductora, palabrería y ese carisma que fue perdiendo con el paso del tiempo cuando la gente se dio cuenta que toda su persona era un fraude, un engaño....

Fueron muchas las personas que confiaron en él y a los que defraudó: maestros, empresarios, obreros, líderes sociales, activistas, actores políticos, gente de todos los estratos sociales, quienes se acercaban a él para que les hiciera un favor y aunque ayudó a uno que otro, también defraudó a un buen porcentaje de ciudadanos quienes se arrepintieron de haberle dado su voto de confianza en las elecciones en las que Fidel participó como candidato. Cuando comenzó su periodo de gobernador en Veracruz, del 2004 al 2010, la gente se arremolinaba cerca de Fidel para obtener algún beneficio como una plaza de maestro o en una empresa como PEMEX, una casa, un coche, dinero en efectivo, una silla de ruedas, etc. Fue Fidel quien fomentó la mendicidad y el paternalismo entre la sociedad civil, porque el tener a su alrededor gente que le pidiera favores y tener la posibilidad de resolverles sus problemas alimentaba su ego.  

No le importó el daño que le hacía a la gente al no permitirles que se esforzaran para obtener algún beneficio económico o un bien inmueble. Y como lo que fácilmente se obtiene, no se valora, la ciudadanía no valoraba lo que les daba Fidel que no salía de su bolsa, era dinero del erario público y nadie lo cuestionó en ese momento sobre el uso que le daba a los recursos públicos de los veracruzanos. Pero así como ayudó a algunos, también defraudó a otros. Lo que es peor, la gente que recibía algún tipo de apoyo de parte de Herrera no tenía llenadera, pues lo abordaba continuamente para seguir pidiéndole plazas, becas, casas, automóviles o enganche para comprar uno, placas de taxi, dinero, trabajo, etc. Fidel consideraba que entre más gente se viera beneficiada gracias a su "generosidad", iba a ser más difícil que el PRI perdiera las elecciones pues los panistas no son tan espléndidos al ayudar a la gente. Jamás imaginó que algún día llegaría al poder estatal su acérrimo enemigo Miguel Ángel Yunes Linares.

¿Se acuerda usted de la convocatoria que hizo Fidel Herrera para que las mujeres obtuvieran la concesión para manejar un taxi rosa?  Pues todo fue un fraude, así lo relató para el portal electrónico Los editores la señora Alma Alicia Cortés Romero, representante de la Coalición de Taxistas, quien recordó que hace algunos años, cuando Fidel Herrera Beltrán estaba en el poder, convocó a las mujeres veracruzanas a realizar los trámites necesarios para obtener una concesión para los famosos taxis rosa, que eran exclusivos para ser utilizados por las féminas.  

Alma Alicia comentó que durante el gobierno de Fidel Herrera se sacaron veinte concesiones rosadas para el puerto de Veracuz y diez para Xalapa, insuficientes para el número de mujeres desempleadas en la entidad veracruzana, pero se hizo la convocatoria a todas las mujeres interesadas en obtener una concesión en Veracruz. Lo primero que tenían que hacer las mujeres era pagar 600 pesos por las constancias de no concesión y de que no habían cometido infracciones graves y pagar su licencia tipo A. Además de pagar 4 mil pesos ante la Secretaría de Hacienda y pagar su viaje hasta la ciudad de  Xalapa para entregar su documentación. Pero todo esto fue en fraude, en balde pagaron tanto dinero estas mujeres pues sólo se entregaron las veinte concesiones rosas en el puerto de Veracruz y las diez en Xalapa,  y todo el dinero que se recaudó por concepto de pagos que hicieron las mujeres se les quedó a los fidelistas y nunca les dieron la concesión. Por lo menos les hubieran dado la concesión normal para que ellas pudieran manejar un taxi, es lo menos que se merecían si ya habían hecho los pagos correspondientes.

Una de las afectadas dijo que actualmente son 100 mujeres las que manejan taxis en Orizaba, muy poco tomando en cuenta que son 8 mil vehículos dedicados a esta modalidad de transporte.