Llámanos

ANUNCIÁTE CON NOSOTROS E INCREMENTA TUS VENTAS

CEL. 22 91 52 67 16

TENEMOS EL PAQUETE PUBLICITARIO PARA PROMOCIONAR TU EMPRESA

 

Llámanos

ANUNCIÁTE CON NOSOTROS E INCREMENTA TUS VENTAS.

INFORMES: CEL. 22 91 52 67 16

HAZ CRECER TU NEGOCIO ANUNCIÁNDOTE CON NOSOTROS, TENEMOS EL PAQUETE PERFECTO PARA PROMOCIONAR TU EMPRESA

 

thumbnail banner

Por: Wilber Mota Montoya


Era cosa de tiempo, el enfrentamiento estaba mas que declarado y sólo faltaba ese preciso momento en el cual los grupos conflictuados se enfrentarían alrededor de una toma de nota legítima.  El origen del desencuentro que terminó en balazos es una disputa por la secretaría general y el Comité Ejecutivo del Sindicato Nacional de Trabajadores de Tamsa, conflicto que detona un anquilosado líder, de esos hechos a la usanza de la vieja CTM, quien se sostiene  en el poder aprovechando su carácter de "líder" que presume de sus amarres,  amenazando a directivos de Tamsa con llevárselos consigo si caía  o presumiendo al senador Héctor Yunes en plena asamblea sindical.

El día de hoy se dio un enfrentamiento anunciado, presumido por el obrero antes campesino hoy con fama de millonario y excéntrico, Pascual Lagunes, quien gritó a los cuatro vientos que no reconoce la toma de nota, el único secretario es él y si su oponente ponía banderas de huelga él personalmente con sus seguidores las iba a arrancar, las amenazas fueron cumplidas y hoy de manera por demás inverosímil hay dos muertos: Margarito Alfaro y Pedro Cruz Maldonado y más de 20 heridos por armas de fuego. ¿Qué sigue?

Debe hacerse la consignación del instigador, de acuerdo a la Secretaría del Trabajo, Pascual Lagunes ya no es formalmente dirigente sindical porque se ha reconocido a otro en su lugar, sin embargo este sujeto es capaz de parar el tercer turno y echar a los obreros en contra de sus hermanos obreros, para ello contó con el apoyo de alguien de la empresa Tamsa porque los transportes que utilizaron fueron los oficiales al servicio de la empresa, no del Sindicato. Hoy más que nunca la justicia debe ser pronta y expedita, no hay manera de justificar la acreción comandada por quien jurídicamente carece de representación sindical, por ello se debe juzgar a los funcionarios que apoyaron este brutal suceso. No se trata de que vayan a una nueva asamblea los disidentes, esto no se puede resolver de esa manera porque ellos ya probaron que tienen la razón y por ello la toma de nota, lo que sigue es activar la acción de la justicia y si ésta se aplica el destino de Pascual Lagunes Ochoa será la cárcel. De ahí salió para ser líder y cosas de la vida, ese parece ser su destino final.